Profr. Salvador Garza Inocencio

Llega noviembre y con él un recuerdo y un dejo de tristeza embarga el corazón.

Profr. Salvador Garza Inocencio

Llega noviembre y con él un recuerdo y un dejo de tristeza embarga el corazón.

Y es que la palabra, el consejo, el abrazo, la llamada de atención, el estímulo y tantas cosas más que afloran a la realidad, cuando llega a nuestra mente la figura o las figuras, de todos aquellos seres queridos que ya partieron, pero que en nosotros dejaron huella y calaron hondo, sin embargo desafortunadamente ya no están con nosotros; ellos ya partieron y lo han hecho para siempre. Hoy están en nuestro recuerdo, y viven en nuestro recuerdo, y está allí porque las personas grandes y sus hechos merecen seguir viviendo siempre en nuestra mente.

Llega noviembre y con él la fragancia de las flores y la belleza de su policromía, aparecen los altares de muertos, las calaveras de azúcar y las calaveras en prosa, que hablan de las virtudes y defectos de vivos y muertos. El sabroso y dulce pan de la temporada, la variedad de antojitos a las puertas del sagrado recinto.

Llegó noviembre y con él, el tributo a nuestros muertos y el recuerdo de su paso en el existir. Dice Cabral “que hay que gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera. Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo”.

Pero así está el mundo y éstas son Nuestras Cosas.

Hasta la próxima.

Garza Inocencio



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales