Profr. Salvador Garza Inocencio

Para mí y para todos aquellos que como yo piensan, y hoy caminan despacio, hoy somos más distraídos que nunca, tal vez o tal vez no, la vida nos dio muchas cosas y gracias a ello o no, dormimos quizás acariciando el triunfo del ayer.

Profr. Salvador Garza InocencioPara mí y para todos aquellos que como yo piensan, y hoy caminan despacio, hoy somos más distraídos que nunca, tal vez o tal vez no, la vida nos dio muchas cosas y gracias a ello o no, dormimos quizás acariciando el triunfo del ayer.

Hoy nuestra cabellera es escasa y del color de la nieve; nuestro cuello se ha hecho blando y cuelga; pero no solo por lo blando, sino cuelga por la cantidad de amaneceres acumulados. Nuestras manos se han arrugado y no tan solo eso, también nuestros dedos han perdido elasticidad.

Antes nos gustaba ir a todos los eventos, hoy deseamos que no llegue una invitación a nuestro buzón; nuestras piernas ya no están para bailar y nuestro organismo ya no tolera las espirituosas bebidas. Estamos a la vuelta de la esquina para irnos; el tiempo se nos agotó y debemos irnos. Podemos sacar muchas excusas para decir por qué no lo hicimos, pero la verdad estamos cansados, se nos agotó el tiempo y llegó el momento de partir: “Los adultos mayores”, “Los de la tercera edad”, “Los de la edad en plenitud”, Los de la juventud acumulada”.

Pero así está el mundo y éstas son Nuestras Cosas.

Hasta la próxima.

Garza Inocencio



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales