Juan Omar Hernández LunaMirando un programa de televisión donde las personas descubren sus intimidades ante el público esperando oír lo que ellos quieren oír aún sabiendo que están mal y conocen la respuesta para dar solución a sus problemas en esta ocasión se trataba del “Odio hacia la SUEGRA”.y los casos que ahí se presentaron se trataba de yernos y nueras que cuando se casaron o se juntaron con su pareja en vez de tener su propia casa se quedaron a vivir con la suegra evitando así pagar renta, agua, luz y sobre todo la comida y claro el muerto y el arrimado a los tres días apesta y es ahí que empieza el calvario para el consorte que, creyendo en que los suegros tienen que mantener al júnior por obligación, ese matrimonio durara poco pues nadie aguanta muchos días sin comer. Es por eso que el que quiera matrimoniarse deberá hacerse estas preguntas y darles soluciones adecuadas; ¿estoy dispuesto a trabajar para que otro disfrute de ello?, ¿Estoy listo para mantener otras bocas? ¿Estoy listo a desvelarme para que otros duerman? ¿Padeceré de mamitis? ¿ Dejare de comer para que otros coman?.

Hoy día a nuestra juventud se le hace muy fácil contraer casamiento y se van con la finta de la cara bonita o el cuerpo de tentación mirando solo lo superficial y no reparan en los sentimientos ni en las costumbres de la pareja mucho menos en los valores como el respeto, la tolerancia, la honradez, la equidad, y tan sencillo es resolver este dilema que ofende a la mujer que gracias a ella el hombre y la mujer se pueden casar recordemos que provenimos de una madre que antes fue hija, hermana y luego fue esposa y luego abuela y así sustantivamente como dijera la Chimoltrufia “yo como digo una cosa digo otra hay cosas que ni que” por eso cada quien en su casita ahí tu sabes si comes o no comes.

Prof. JUAN OMAR HERNANDEZ LUNA
Miembro de la AESH.



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales