Profr. y Lic. Héctor Jaime Treviño Villarreal Llegas Sabinas, a un aniversario más de tu fundación; cuántos aconteceres, cuántos afanes, desde aquella vez que el padre Francisco de la Calancha y Valenzuela puso por vez primera su pie, allá por San Francisco Javier, hoy la Hacienda Larraldeña.

Muchos días han pasado desde que el Gral. Ignacio de Maya aceptando la invitación del sacerdote Calancha, llegara a estos lares, después de haber tratado de fundar un real frente a San Miguel de la Nueva Tlaxcala, hoy Bustamante, N.L. y que al contar con la mejor opinión de los tlaxcaltecas, éstos lo condujeron a este valle y su fuente nutricia: el Ojo de Agua de Sabinas.

Resistencia de los naturales a quienes injustamente llamaron “bárbaros”, entre ellos los alazapas, fieros, bravos, descubridores de la plata en el Real de San Pedro Boca de Leones, hoy Villaldama, N.L.; rebeldía durante la insurgencia del padre Hidalgo, donde casi toda la población se sumó a la lucha, por lo que se llamó a Sabinas: “PUEBLO REBELDE”; combatiente eficaz contra los agresores norteamericanos y franceses; defensor de la libertad y el sufragio en las guerras internas, situación ésta que prevalece en los albores del siglo XXI.

Así eres, Sabinas, persistente, constante en los arduos trabajos cotidianos, faro de luz en la educación y la cultura. Inteligencia, reciedumbre e iniciativa en tus mujeres, adornadas además por su belleza. Talento, fortaleza y visión en tus hombres; experiencia, mesura y conocimiento en tus personas mayores; dinamismo e inquietud en tus jovenes y niños.

Hoy, en un aniversario más, a los sabinenses que están en tu suelo, los verdaderos héroes, así como los sabinenses cuyas raíces permanecen inalterables y que el destino envió fuera, ambos, con el corazón y el cerebro siempre puestos en Sabinas, a todos ellos y a ti Sabinas, una sincera y calurosa felicitación por arribar a un aniversario más de tu fundación.

Héctor Jaime Treviño Villarreal



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales