Antonio Guerrero AguilarEl 10 de mayo es el día en que el mexicano festeja a nuestra querida mamá. El día de las Madres tiene su origen en los Estados Unidos a principios del siglo XX, cuando Ana Jarvis, originaria de Filadelfia, se quejaba que a las madres no se les reconocía su papel social y familiar, sobre todo por los propios hijos que casados gradualmente abandonaban la casa materna.

Ana era una maestra egresada de la Escuela de Virginia Occidental. Su madre, con quien llevaba una relación muy estrecha falleció el 9 de mayo de 1905. Dos años después de la muerte de su madre, reunió a un grupo de amigos para proponer a la legislatura local, la fijación de una fecha dedicada a las madres. Iniciaron una campaña con folletos y artículos en periódicos comunitarios para lograr que las autoridades adoptaran una fecha oficial para reconocer a las Madres.

El 10 de mayo de 1908, en la Escuela Metodista de Andrews de Grafton, Virginia occidental, se ofreció la primera ceremonia en honor a las madres. Ese día solo se iba a recordar el fallecimiento de la mamá de Ana, pero se llegó a un acuerdo para que todas las mamás presentes en dicho evento también fueran reconocidas. En total fueron 407 mamás que recibieron de las manos de Ana un clavel rojo, la flor preferida de su mamá. Desde entonces, es el clavel rojo la flor representativa del día de las Madres.

Pero la festividad es más antigua de lo que parece. Por ejemplo, en la Grecia Clásica se hacían fiestas en honor a la madre del Dios Zeus. Inclusive los pueblos del paleolítico comenzaron a identificar a la tierra como madre. Ya que la tierra es la madre amorosa que nos prodiga sus bienes y nosotros somos parte de ella. Si se fijan bien, la palabra “Materia” viene de dos voces: mater y terra.

Pero regresando al proyecto de Ana Jarvis. Les diré que para 1910, el Día de las Madres era festejado en la mayoría de los estados de la Unión Americana. Y fue en 1914 cuando el entonces presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson, firmó una petición para  declarar el 10 de mayo como el Día Oficial dedicado a las Madres.

En México, esta fecha fue introducida por Rafael Alducín, un 10 de mayo de 1922 con el apoyo del periódico Excelsior. Y para los mexicanos ésta fecha no pasa desapercibida: desde poco antes del 10 de mayo comienzan los promocionales del Día de las Madres, se compran regalos en su honor, se ponen de acuerdo para festejarla como Dios manda y se les lleva serenata, aunque paradójicamente ese día, es el día en que más trabajo tienen, porque deben atender a hijos, nietos y familiares políticos.

Ese día se escucha mucho la estrofa de la canción compuesta por Osvaldo Farrés que dice: “Madrecita del Alma querida, en mi pecho yo llevo una flor, no me importa el color que ella tenga, porque al fin eres Madre una flor”. También podemos recitarle a nuestras madres un bellísimo poema de Gabriela Mistral:


Madre, madre, tu me besas
Pero yo te beso más,
Como el agua en los cristales,
Caen mis besos en tu faz.

Te he besado tanto, tanto
Que de mi cubierta estás
Y el enjambre de mis besos
No te deja ni mirar

Si la abeja entra al lirio
No se siente su aletear,
Cuando tú a tu hijo escondes,
No se le oye ni el respirar

Yo te miro, yo te miro,
Sin cansarme de mirar
Y que niño lindo veo
A tus ojos asomar

El estanque copia todo,
Lo que tú mirando estás
Pero tú en los ojos copias
A tu niño y nada más.

Los ojitos que me diste,
Yo los tengo que gastar,
En seguirte por los valles,
Por el cielo y por el mar

También recuerdo un poema que una señora siempre recitaba frente al pesebre navideño de mi parroquia de Santa Catarina:

“El niño que está presente en brazos de su mamá,
Para que reciba los regalos de todita su Amistad,
Lo devuelve para su cuna que está tan blanca como la nieve
Para que parezca al Niño cuando está en el pesebre”



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales