Profr. Benito López ValadezCorría el año de 1974 más o menos, Leonel Arturo Ruiz Reséndez invitó al Dr. Néstor J. Montemayor Martínez, a Oziel Ruiz García, a Oscar Mario García y a Benito López, a ir a la presa de Agualeguas a probar un motor de más de 30 caballos, viejo y usado. Cabe aclarar que la lancha de Leonel, era una especie de zapato, de 8 pies de largo cuando mucho.

Arriba el grupo jubiloso a la presa muy temprano y a lo que iban, iban. El Dr. Néstor como que algo negro presentía dijo:

-Yo, aquí los espero, pueden proceder a la tarea encomendada.

Y manos a la obra, subieron todo el equipo, instalaron el motor y empezó la tarea. Leonel, como dueño del equipo de pesca, empezó a tironear del cordón para encender el motor, más de 50 veces, de repente le estorbó el timón del motor, lo hizo a un lado y que enciende el motor. Las palabras no brotan y menos escritas, para describir las escenas de terror que vivieron los asustados tripulantes. Como pudieron, llegaron a la orilla nuevamente sin comprender lo que había pasado.

El Dr. Néstor, no había perdido detalle de tal situación y cuando llegaron ante él, les dijo muy ceremoniosamente y en forma respetuosa:

-Leonel, haz de cuenta, que le pusieron el motor a una ficha.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales