José Castellanos MaldonadoNo es lo mismo: “Nada de grasa animal”, que “Nada de grasa, animal”, y con esa duda me quedé cuando el doctor Alejandro Herrera me dio las últimas instrucciones antes de abandonar el Hospital en el que estuve internado a causa del infarto del que les comenté en la columna anterior.

Y aunque dicen que nadie escarmienta en cabeza ajena, me voy a tomar la libertad de recomendarles que procuren llevar una vida sana, cuidando su alimentación, en la que deben evitar las grasas de origen animal y el cigarro entre otros productos o alimentos nocivos, y consumir frutas, verduras, carnes de pollo y pescado, así como nueces, pistaches, almendras, jugos de frutas naturales, etc.

Obviamente hay otros factores, como el estrés o el sedentarismo, que pueden incidir con esta problemática, por lo cual también es muy recomendable realizar algún tipo de ejercicio.

Habrá quienes digan que estoy dando el consejo y me quedé sin él, y reconozco que tienen mucha razón; aún así, insisto en mi recomendación, pues sinceramente no quisiera que nadie más pasara por una experiencia similar.

Para concluir les comento que me causó gracia lo que me dijo un amigo cuando, en respuesta a su pregunta acerca de mi problema, le dije que había sido un infarto al miocardio, y aquel me dijo: ¡Ah, entonces fue un infarto a tu cardio!

Castellanos
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo



Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales